Distancia y seducción.
© Miguel Fernández-Cid