El oscuro y feliz desván de la memoria.
© Ángela Molina